domingo, 21 de febrero de 2016

LA  AMISTAD  CON  DIOS      (C.B.)
    Dios Padre nos conoce, sabe cómo somos, porque es nuestro Padre, y, pese a todo, nos quiere. Para Él lo importante esw lo que tenemos en el corazón, no en nuestro aspecto exterior, ni tampoco en las apariencias.
     Por eso Dios Padre siempre se ha fijado en personas buenas, de fiar, en gente normal, en pastores y en niños o muchachos, para darles su amistad y elegirles para llevar a cabo alguna misión que acerque al pueblo a Dios.

     Uno de esos elegidos para ser amigo de Dios es David, un muchacho que cuidaba el rebaño de su padre, a quien Dios eligió, por medio del profeta Samuel, para ser el siguiente rey de Israel.
     David luchó contra el gigante Goliat y le venció por su gran confianza en Dios, pero también pecó cuando envió a primera línea de batalla a su mejor general, para que le mataran y quedarse así con la viuda del general. Cuando quiso construir el Templo de Jerusalén, Dios le dijo al profeta Natán que le dijera al rey David, que no quería que él le construyera el Templo por lo que había hecho.



HISTORIA  DE  LA  SALVACIÓN
     Dios Padre se ha ido revelando a los hombres a través de los acontecimientos de la historia para darnos su Salvación. A esto se le llama Historia de la Salvación”:

─› Elige un pueblo, Israel, a través de Abrahám, Isaac y Jacob.
─› José, hijo de Jacob, es vendido como esclavo por sus
     hermanos, y le llevan a Egipto, donde llega a ser primer
     ministro del faraón. Sus hermanos piden ayuda a Egipto, José,
     finalmente se da a conocer a sus hermanos y todos se quedan
     a vivir en Egipto con sus familias.
─› Muchos años después de morir José y sus hijos y nietos, el
    faraón egipcio decide hacer esclavos a los israelitas.
─› Dios elige a Moisés para liberar a su pueblo de la esclavitud.
─› Dios les da una tierra, jueces, profetas y reyes como Saúl,
     David y Salomón para que les guíen.
─› Dios cumple su promesa de Salvación enviado a su Hijo Jesús,
    el Mesías prometido y esperado durante siglos, el Salvador de
    la humanidad.





     Dios Padre quiere que lleguemos hasta Él, pero para eso necesitamos su Salvación, pues desde que Adán y Eva pecaron en el Jardín del Edén, las personas tenemos esa tendencia a desviarnos del camino que nos lleva hasta Él.
     Esta Salvación se caracteriza por:
- Unirnos a Dios Padre.
- Unirnos a los demás seres humanos, que son nuestros hermanos,
   hijos del mismo Dios y Padre, a través del amor al prójimo.
- La desaparición del sufrimiento y el dolor.
- Estar en equilibrio con la Creación.


JESÚS  ES  NUESTRO  SALVADOR
     La Salvación es un don de Dios, un regalo, que ya les prometió a adán y a Eva cuando pecaron y fueron expulsados del Jardín del Edén.
     Y como las personas tenemos desde entonces esa tendencia a pecar, necesitamos que alguien nos salve, porque nosotros solos no podemos hacerlo. Para eso Dios Padre, nos envió a sy Hijo Jesús, para salvarnos y ayudarnos a llegar hasta Dios Padre y podamos disfrutar de la felicidad eterna junto a Él.
     La Salvación es:
- Gratis.
- Para todo el que se arrepienta de sus pecados.

     Otro de los hombres que Dios eligió, aunque esta vez quien lo eligió fue Jesús, fue Pedro, quien, a pesar de lo mucho que amaba a Jesús, le traicionó por miedo a ser apresado, encarcelado y condenado a muerte como Jesús. Pese a todo, Jesús, le eligió para ser el primer Papa de la Historia de la Iglesia y que fuera él el jefe de los apóstoles cuando Él ya no estuviera con ellos.






LOS  SACRAMENTOS
     La Salvación de Dios nos llega través de los Sacramentos.
     ¿Qué son los Sacramentos?
  - Son signos visibles y eficaces, a través de los cuales, Jesús, se
    hace presente en medio de la Comunidad cristiana. Estos signos
    son señales y acciones.
  - Fueron creados y realizados por Jesús en la Iglesia y para
    hacerse presente en ella.
  - Santifican y dan la gracia a quienes los reciben.
     Son siete: Bautismo, Penitencia, Eucaristía, Confirmación, Orden Sacerdotal, Matrimonio y Unción de los enfermos.
     Se clasifican:
─› Sacramentos de Iniciación: Bautismo, Confirmación y
     Eucaristía.
─› Sacramentos de Servicio: Orden Sacerdotal y Matrimonio.
─› Sacramentos de Sanación: Penitencia y Unción de los
    Enfermos.
     ¿Qué hace cada Sacramento en nosotros?
Bautismo ─› Borra el pecado original y nos hace hijos de Dios y
                   miembros de la Iglesia.

Confirmación ─› Nos confirma en la fe y nos hace fuertes para
                        defenderla.
Eucaristía ─› Alimenta nuestro espíritu, Jesús se hace alimento
                    para estar en nosotros y ser parte nuestra.
Orden Sacerdotal ─› Consagra a algunos hombres que han sentido
                    la llamada de Dios para ser "otros Cristos" y darse
                    por entero a la Iglesia.
Matrimonio ─› Crea un vínculo de amor y fidelidad entre un
                    hombre y una mujer para formar una familia.
Penitencia ─› Perdona nuestras faltas y pecados y nos reconcilia
                     (restablece la amistad) con Dios y con los hermanos.
Unción de los Enfermos ─› Da consuelo, fuerza y ayuda para
                    sobre llevar la enfermedad y afrontar la muerte.
      Imprimen carácter y sólo se reciben una vez: Bautismo, Confirmación y Orden Sacerdotal.








ACTIVIDADES






































Conocemos los Sacramentos
                                                                     1




Une cada sacramento m...
Conocemos los Sacramentos
Sacramento de la Reconciliación                                2




   Colorea las palabras que...

Conocemos los Sacramentos
                                                                          3




     Sacramento ...
Conocemos los Sacramentos
      Sacramento del Bautismo                      5




                                    Pad...
Conocemos los Sacramentos
                          Sacramento del Bautismo                                              6...
































No hay comentarios:

Publicar un comentario